jueves, 19 de octubre de 2017

¿Saldrán las cuentas para independientes?

Hasta hace algunos días se habían registrado 40 candidatos independientes para la elección de la Presidencia de la República, a partir de ahora deben conseguir más de 866 mil firmas originales que no estén con otro candidato, son más de 34 millones de firmas, a varios no les va a alcanzar. Cada uno de los 40 candidatos independientes que van a competir por la presidencia de la Republica en la elección del 2018, y que se acaban de registrar en el INE, deben de conseguir 866 mil 593 firmas, si las matemáticas no se equivocan, estamos hablando de que en conjunto se deben de conseguir más de 34 millones de firmas, esto sin tomar en cuenta el tiempo en que las tienen que conseguir. Sabemos que en zonas urbanas es posible que exista gente con voluntad de querer cambiar al país, y le den su firma a los independientes, pero no nos engañemos, en la mayoría de los estados, las firmas se consiguen a cambio de algo, los operadores piden dinero para hacer esa chamba, la gente pide dinero por que le saquen copia a su credencial para votar y firmen la solicitud, es una práctica que desafortunadamente no se erradica tan fácilmente y lo que va a pasar es que la sociedad va a entender que es tiempo de cacería de firmas y va a encarecer su firma, amén de que sin decir nada la van a vender en varias ocasiones, además de que en su momento ya lo hayan hecho con algún partido político. La sorpresa va a ser cuando sean registradas, los independientes van a empezar a ver que se las rebotan y muchas candidaturas se van a caer y no lograrán el registro. Esta búsqueda de firmas va a generar un gran trabajo social en los estados, los operadores políticos se van a vender de lo lindo al mejor postor e, irremediablemente, van a correr enormes cantidades de dinero en la sociedad, prostituyendo una vez más a operadores y ciudadanos, y como siempre, algunos candidatos van a ser engañados; puede ganar el que registre primero la firma, si sólo si esa firma no esté ya comprometida con algún partido con anterioridad. En nuestro país, la gente que gusta de la política ya está afiliada con alguna red y conoce de estructuras políticas. Como me decía un operador hace algunos días, cuando les piden la firma la gente pregunta ¿por qué partido? y cuando saben que es para un independiente, terminan negando la firma porque en el fondo saben que un independiente no gana y si gana no les va a llegar nada porque saben que no tiene estructura social que les brinde un beneficio a la larga. Por estas razones no le van a salir los números a algunos de los independientes, Los partidos, actualmente, tienen registrados ya a más de 11 millones de personas, el PRI es que más afiliados tiene, cuenta con más de 5 millones; le sigue el PRD con 2.5 millones y el PVM con más de 700 mil; de ahí en pa’ bajo hasta llegar al PAN con 222 mil. Por otra parte, según los datos del INE, al corte del 16 de junio del 2017, los inscritos en el padrón de 18 años en adelante y hasta los 34 años, suman un poco más de 34 millones, lo que quisiera decir que matemáticamente si hay electores disponibles, el reto va a ser encontrarlos, contactarlos y que otorguen sus firmas. Ya veremos si las redes sociales ayudan.

viernes, 26 de febrero de 2016

Lecciones religiosas

Dos ejes conforman los principales intereses del humano en el planeta: la primera es la economía y todo lo que conlleva en el contexto mundial, incluyendo a la política; la segunda es la religión que es todo un tema que con la visita del Papa me hacen reflexionar en dos dimensiones, la nacional y la mundial.

En el contexto nacional, un breve recuento de lo que nos deja. Para empezar, el Papa vino a hablar de corrupción, y principalmente de la corrupción en la iglesia; la curia mexicana hizo como que le hablo la Virgen y no se dio por enterada, es más, según ellos se lo dijo a los políticos no a ellos, pero en fin, el Papa les dijo en pocas palabras “lo estoy viendo” y seguramente habrá cambios en breve. Lo curioso, el presidente Peña Nieto dice que tenemos una cultura de corrupción y el país se cae a pedazos por la ofensa; cualquier editorialista lo retoma, y le caen a palos; viene el Papa y lo repite, incluyendo a los sacerdotes, y el palenque enmudece y no le dicen nada. ¿Somos o no somos? punto a reflexionar, ya hasta podríamos incluir en la lista a los sacerdotes, el Jerarca se quejó de ello.

Otra reflexión importantísima que deja la visita es la pobreza de la interpretación en nuestro país en los medios de comunicación, y lo peor es que no sé quien fue peor o a quién echarle la responsabilidad ¿a los medios, a los opinadores, a los locutores, o a los reporteros? Las trasmisiones estuvieron plagadas de comentarios, opiniones, dichos y notas vánales, sin fundamento y generaron hasta pleitos al aire, lo que demuestran la pobreza de los medios y la falta de respeto de los mismos a sus audiencias.

Las interpretaciones de los medios, periodistas y opinadores a lo que decía el Papa fue de risa, cada quien tomaba lo que le convenía y lo relacionaba con temas de todos tipos, por eso vimos metido al Papa y sus discursos en el espectáculo, la seguridad nacional, la política, el narcotráfico, y quién sabe qué más temas. Fue un champurrado informativo e interpretativo de temas y conceptos que por falta de información y contexto fueron tratados con una ligereza que da miedo pensar en el nivel de discusión pública que tenemos. Venimos de un mundo de narcos y guerra en el sexenio de Calderón y pasamos por una discusión de incredulidad a todo lo que pasa, espero que sea parte de una transformación social para tener discusiones más serias como país.

A nivel mundial y por la emoción de la visita, perdimos un detalle de magnitudes planetarias, la reunión del Papa con el  Jerarca de la iglesia Rusa, en Cuba. Estas dos iglesias no se reunían públicamente desde la división de la iglesia en el año 1054, cuando se separaron las capitales religiosas más importantes del planeta, Roma con la religión Católica y Bizancio con los Ortodoxos. ¿Por qué es importante? Por la sencilla razón de que el Papa representa algo así como 1,254 millones de fieles y el Patriarca Ruso, Kirill, casi 300 millones.

Y esto es muy importante por dos factores que están enlazados: el primero es que las proyecciones de crecimiento de población mundial vienen a la baja y en el 2050 se estancará; y el segundo es que en las proyecciones sobre las religiones mundiales, en ese mismo año, pronostica el mismo número de musulmanes que de católicos en sus diferentes formas, además de que los agnósticos y ateos seguirán creciendo, lo que implica que en diferentes países están cayendo las preferencias hacia la principal religión; en México hace 20 años la población era en un 93% Católica, hoy el número es de 80%. En Estados Unidos y Europa, igual están a la baja.

La importancia de esta visita quedó en los acuerdos que firmaron en conjunto, que también definen las preocupaciones de estas dos organizaciones y que básicamente se resumen en: a) llamado a la comunidad internacional a poner fin a la violencia, el terrorismo y proteger a los cristianos perseguidos ¿en dónde? en Oriente Medio; b) ayuda humanitaria a los refugiados ¿dónde está sucediendo esto? en Oriente Medio y África; c) llaman a negociaciones de conflictos regionales; d) llaman a un diálogo interreligioso, las diferencias no deben impedir la vida en paz y armonía en una época turbulenta; e) llamado a no ser indiferentes al consumo desenfrenado, que agota los recursos naturales del planeta y lanzan una crítica a la desigualdad en la distribución de bienes que aumenta el sentimiento de injusticia, impuesto por el sistema de relaciones internacionales que se impone; y f) critican la crisis de la familia creada por otras formas de convivencia que quieren igualar al matrimonio entre un hombre y una mujer lo que hace respetar el derecho a la vida de niños que son privados de la oportunidad de nacer.

Va a ser importante dar seguimiento a este acuerdo con la óptica de lo que proponen, ya que, finalmente, el pleito entre Oriente y Occidente, hoy, se da en el terreno de lo económico, principalmente por el petróleo, después será por agua, pero no quitemos de la ecuación el tema religioso que es lo que mueve en el fondo la fe de los humanos.


lunes, 8 de febrero de 2016

El Papa, la corrupción y el contexto El Papa, la corrupción y el contexto

Hace dos semanas tuve la oportunidad de dar una conferencia en el marco de la plataforma TEDxJuriquila y justo el tema de mi plática fue “Rompiendo el paradigma de la Viralidad”, en dónde justo hablaba de de que la revolución digital y la velocidad de la información nos está llevando a la locura de perder el contexto y depender solamente del titular del día o del meme con el que nos despertemos o el último que veamos antes de acostarnos a dormir.

Comentaba en mi platica que en mi investigación y ensayo llamado “Los efectos de la comunicación en la elección del 2006”, publicado por la Universidad de la Comunicación, había determinado que lo que tradicionalmente se conoce como opinión pública está dividido, a mi juicio, en dos diferentes partes, la primera que llamo: la opinión publicada, en donde vive toda la información generada por el gobierno, las empresas y entes públicos y que es lo que se publica en los medios masivos; y una segunda, la verdadera opinión pública, que es lo que se comenta en casa, en restaurantes y con los amigos. En aquel tiempo empezaba el auge de las redes sociales y aún eran libres y ciudadanas.

Hoy a diez años, la opinión pública está desdibujada, sólo existe de manera fugaz en una rápida vista al celular, en compartir un meme en alguna red social; esta actividad nos está alejando a una velocidad espectacular del contexto. Las personas se quedan con el titular, el meme y sobre eso comenta; la discusión es sobre el chiste y la broma; nadie tiene tiempo de checar el contexto, de ir a la información, de buscar y corroborar las fuentes y así corre nuestra vida en una nata de memes, dichos de alguien más, comentarios de opinadores profesionales que no se liberan de sus líneas editoriales o de sus intereses personales, y entonces la opinión publicada absorbe todo, las noticias, las redes sociales y dicta sobre la opinión pública en donde no queda nada. Cabe aclarar que las redes sociales ya no son tan libres, hoy con los boots y la comercialización de influenciadores ya no es de fiar tampoco.

Hago la reflexión porque la semana pasada comente sobre el tema de la corrupción y hace unos días amanecimos con la supuesta crítica que hace el Papa a la corrupción en México en un video publicado por Notimex. De entrada, me llamó la atención la interpretación que se le da por los opinadores y los medios, ya que todos se refieren a algo parecido a “el Papa criticó al gobierno; a los políticos; México en guerra contra la corrupción; Papa publica radiografía de la lacra de la corrupción en México” y un largo etcétera, y por supuesto el tema se politiza. Me extrañó de sobremanera el asunto. Primero, porque Notimex es la agencia informativa del Gobierno y dudo mucho que hubiera publicado algo que afecte a las autoridades; segundo, no creo al Papa tan tonto para dar una declaración de esa magnitud antes de visitar un país, por lo tanto y como un ejemplo de lo que pasa cuando se pierde el contexto, decidí buscar el video, informarme, investigar el contexto, y lo que me encontré es lo de siempre, declaraciones sacadas de contexto, frases solitarias que al ser publicadas generaron todo tipo de nuevos contextos, con intensión obviamente especifica. Mi primera impresión fue: seguro yo vi otro video, por lo que seguí leyendo las notas en la prensa y en redes sociales. Pero no, sí vi el mismo video que dura seis minutos, lo vi completito y sí dijo lo que dijo, pero sin el contexto del resto del video, claro que puede ser usado en la opinión pública para crear un efecto de que el Papa, que viene en visita de estado y pastoral, está criticando a las autoridades; esto es típicamente como hoy estamos viviendo los flujos de información, nuestra conversación está siendo orientada hoy por manos invisibles  hasta en la redes sociales. La única forma es investigar por nosotros mismos e ir al contexto original, no queda de otra.

Por lo que corresponde al tema de corrupción, el mensaje del Papa es muy simple: luchemos todos en contra de la corrupción. Y les dice a todos los mexicanos “no por unos pesos más hagas cosas que están fuera de lo correcto”, fórmula sencilla y que no sólo es en el contexto de una sola religión, es en el contexto de los valores humanos: no hagamos lo incorrecto.


Revisando el documento que maravillosamente realizo Maria Amparo Casar en el CIDE, “México: anatomía de la Corrupción en México”, encontré una frase maravillosa de Sor Juana Ines de la Cruz que sintetiza todo: ¿O cuál es más de culpar, aunque cualquiera mal haga: la que peca por la paga o el que paga por pecar?, para con esto dejar todo mi comentario en el terreno de la fe. 

Marco V Herrera Análisis político semana febrero 8 2016

martes, 2 de febrero de 2016

Corrupción y desconfianza en México

Lo cotidiano de la corrupción en México

Vuelve a salir el índice de percepción de corrupción mundial publicado por Transparencia Internacional, México ocupa el lugar 95 de 168 países medidos por este estudio. Seguimos igual y este año fue peor en percepción, decía la Doctora María Marván Laborde, Presidenta del Consejo Rector de Transparencia Mexicana, en una entrevista de radio, aunque el año pasado a nivel constitucional ya se dio la primera fase de un gran cambio con la promulgación de la nueva Ley Anticorrupción y en este 2016 se deberá de finalizar las reglas para su aplicación, creo que la apreciación es correcta y por fin vamos a empezar a mejorar gracias a las reforma. ¿Será que es el punto de quiebre por fin?

Por otra parte, hace poco el presidente Peña Nieto declaró que la corrupción es un problema cultural y los clásicos defensores de México, puristas y demás, se cortaron las venas diciendo que no es posible afirmar que nuestro país y sociedad son corruptas por naturaleza, y efectivamente es muy difícil entender en dónde nace la corrupción en México y de dónde viene, pero por una parte la tenemos muy arraigada y también hay que pensar que no son todos, pero es un fenómeno que nos está afectando de gran manera.

Hace poco viví una experiencia que según yo me dio una pista para entender de dónde proviene el que seamos o no corruptos y/o desconfiados por naturaleza. Estando en una terminal camionera me acerqué a un restaurante de comida rápida a comprar una ensalada, al momento de pagar lo hice con mi tarjeta de debito, la cantidad era pequeña y cuando entregué mi tarjeta, me pidió la cajera una identificación, después, al indicarle la maquina que requería el PIN de la tarjeta, la cajera me extendió la terminal y digité mi número personal y acto seguido la señorita me pidió que firmara el voucher y que pusiera mi número telefónico; en ese instante, le dije a la cajera, ¡un momento! ya firmé digitalmente, no tengo porque firmar y menos darle mi número de teléfono, ella esgrimió que era el procedimiento que la obligaban y me negué, ahí termina la operación, con malas caras y malhumores, ¿Por qué el establecimiento le exige a su cajera este procedimiento, es por la inmensa cantidad de fraudes que hay con tarjetas de debito y crédito, o por el enorme robo de identidad que se esté dando en México? Primer caso de análisis ¿somos confiables los mexicanos?

Posterior a la compra, me fui a sentar a una mesita a comer mi ensalada y de pronto empecé a escuchar los mensajes de la terminal, “señor pasajero, favor de no hacer caso a las personas que ofrecen servicios de taxi en la terminal, le suplicamos tomar los taxis seguros que están en las ventanillas a la salida de la terminal”, estos mensajes son públicos en los sistemas de voceo, porque debe de haber una gran cantidad de gente reportada o robada o secuestrada o quien sabe que más, ¿esto es porque somos derechos los mexicanos o porque está llegando a niveles de preocupación la mala actitud de algunos cuantos? ¿Cuántos anuncios más has escuchado en esta misma tónica?


Y hay más ejemplos, los anuncios para que a la gente no le vean la cara en el Monte de Piedad; los bancos mandan correos electrónicos avisando que ellos no contactan a la gente por correo para pedirles sus datos y pidiendo hacer caso omiso de este tipo de anuncios; en el Oxxo de la esquina de mi oficina hay anuncios en donde avisan que determinada persona ya no trabaja en esa tienda, ¿por qué? Seguramente ya desfalcó a alguien y no quieren que se repita y lo dicen con el letrero “No se deje sorprender” ¿Quiere decir que ya desfalcó a alguien?

En el aeropuerto, las autoridades no confían ni en su misma seguridad, no confían en cada mostrador, puerta de acceso de entrada a la sala o hasta la puerta del avión piden identificación, ¿será que al rato, por seguridad, pedirán también la identificación para ir al baño y certificar que uno es dueño de su vejiguita?

Nos hemos convertido en una sociedad sin valores y con altos niveles de desconfianza, la protección de datos está basada en la desconfianza generada por el spam y el robo de la identidad; para cualquier operación comercial va la IFE por delante, hasta los protocolos de los edificios de gobierno o corporativos le hacen a uno llenar formatos por puro protocolo. Me ha tocado ver en las listas de registros de visitantes en diferentes oficinas unas medidas de seguridad impresionantes, pero al llegar a apuntar mi nombre, me muero de risa ya que antes de mi está registrado desde Mickey Mouse, James Bond hasta Batman, y los polis de veeegelanciaa, ni cuenta se dan.

Para los defensores a ultranza de la integridad del mexicano y que dicen que no somos corruptos por naturaleza, les hago la pregunta cándida, ¿si estas son las actitudes normales de una sociedad en su trató diario, qué pasa cuando el mexicano tiene poder, puesto político o empresarial y con esto la gran posibilidad de tener cinco minutos de fama y hasta hacer negocios personales, se van a volver loquitos o no, van a promover los valores o la corrupción?


Considero que ya es tiempo de dejarnos de aventar cada cinco minutos con la bandera enredada en el cuerpo y aceptar nuestra terrible debilidad y desconfianza como raza, para poder iniciar el cambio que tanto nos hace falta y con esto empezar a hacer algo para cambiar a las generaciones futuras ¿no creen?.